Sergio Petravich Cuarteto
Una bocanada de aire fresco

 

Sergio Petravich - saxo tenor - composición

Pepe Angelillo - piano

Pablo Vázquez - contrabajo

Alejandro Jáuregui - batería

 

La aparición de Sergio Petravich en la escena jazzística de Buenos Aires equivale a respirar una bocanada de aire fresco. Su música, si bien está influida por el gran John Coltrand, como sucede prácticamente con la mayoría de los saxofonistas en las Ultimas tres décadas, es original y delata una constante búsqueda armónica y su sentido apunta a un valor: la libertad. Porque bien puede pensarse en establecer una estrecha relación entre ser viviente y su libre obrar musical. A propósito caben las palabras del Dr. Williarn F. Lynch al referirse que "dentro del vasto sentido que tiene la palabra humano, dentro del contexto de la libertad, me refiero, por ejemplo y entre muchas otras cosas, a la libertad del hombre para desarrollar, con plena autonomía y a tono con sus propias necesidades e intereses, las eminentes disciplinas humanas de la ciencia, la psicología, las artes y todo el mundo de la imaginación. Me refiero a la libertad de la imaginación para concebir nuevas formas, nuevas versiones, nuevos mundos interiores y exteriores de lo humano... La imaginación del artista crea lo nuevo, y siempre amplía la idea y la posibilidad de lo humano. El no puede habérselas con un absoluto, ni con una objetividad absoluta, que no haría más que determinarlo todo de antemano y despojarlo de su autonomía de artista, de su libertad de concebir lo nuevo. Tanto la libertad como la creatividad implican una contribución de su acción recíproca."

Acaso pueda entenderse esta idea con la idea del mismo proceso humano que comienza a partir de la existencia, cuya apertura es temporalidad y por ende libertad. No es casual que Petravich elija dedicar sus composiciones a escritores de la imaginación de Raymond Chandler, que estableció contrastes para su obra, escribiendo que "tiene que haber idealismo, pero también desprecio" y que también pueda identificarse con los 'Rebeldes, soñadores y fugitivos' del recordado Osvaldo Soriano. junto a su afiatado cuarteto, Petravich transita seguro cl camino de las posibilidades futuras. Que son muchas, por cierto.

 

Grabado en el estudio "El Galpón", los días 1º, 5 y 6 de marzo de 1997.

Técnico de Grabación: Ernesto Snajer